La traducción o la vida

De prioridades, dilemas, aciertos y equivocaciones

Mentiras

Queridos amigos traductores, debo haceros un aviso: ésta no es una entrada sobre nada relacionado con la traducción en sí. Son reflexiones que, como profesional y como ciudadana, me siento obligada a hacer, y que tengo el privilegio de poder compartir.

La reflexión gira en torno a la sarta de mentiras con las que nos levantamos y acostamos cada día (que ya lo decía House, que todo el mundo miente…), y no me estoy refiriendo a una teoría conspiratoria ni nada de eso: mentiras contadas por nuestros gobernantes de una forma ya demasiado descarada.

Todo empezó hace mucho, mucho tiempo, cuando “las cosas iban bien”. Todo el mundo decía que esa burbuja inmobiliaria tenía que explotar tarde o temprano, pero todos rezábamos para que eso no ocurriera porque, quien más, quien menos, tenía alguna inversión inmobiliaria. Y quien no, la estaba buscando. Todos nos quejábamos de los altísimos precios de la vivienda, pero casi todo el mundo seguía pensando que vivir de alquiler era “tirar el dinero”. Por eso, los planes en favor del alquiler del entonces Ministerio de Vivienda de Zapatero no consiguieron que el precio (ni del alquiler ni de la venta) bajara lo más mínimo. Ahí fue cuando empecé a molestarme por la ineptitud de nuestros políticos (no era la primera vez, pero fue muy seria), porque no se daban cuenta de cuál era el problema y de si estaba a su alcance o no el solucionarlo.

Y luego llegó la crisis, y esa manía de decir que no existía. Pero existía, vaya que sí. Y cuando por fin decidieron aceptarlo, lanzaron el famoso Plan E (o la manera más rápida de dilapidar dinero público): pan para hoy y hambre para mañana. Más indignación. Subida del IVA. Humo por las orejas. Bueno, por lo menos el señor Rajoy tenía claro que subir el IVA era un disparate. Son todos la misma m***** con distinto olor, pero por lo menos el IVA no lo subirá (y sí, estaba equivocada). Reforma constitucional en dos semanas pactadita entre “los dos grandes partidos”… Con la de cosas que habría que cambiar en la Constitución y no se han hecho porque es dificilísimo y ahora, en dos semanas, ya está todo el pescado vendido, y total para algo que no empezará a aplicarse hasta 2020. Color morado en las mejillas de tanta tensión.

Después de unas elecciones que para muchos fueron esperanzadoras (yo me conformé con la subida de los partidos pequeños y con no tener que escuchar más a Zapatero que, no sé si os disteis cuenta, cada vez hablaba más despacio), ahora estamos igual… o peor, porque mientras el Gobierno dice alto y claro que no se pueden permitir más despilfarros ni duplicidades en las administraciones públicas, por otro lado nos informa de que “no hay más remedio” que subir el IRPF de prácticamente todos los trabajadores. Y culpa al anterior Gobierno, que falseó las cuentas (y digo yo, si eso es verdad, ¿por qué no están todos en la cárcel?).

Después, hace unas semanas, recibí esto: https://plus.google.com/u/0/111477026376139029069/posts/Ed9NNhJcCSX, y lo único que me salió decir fue: “¿que no había más remedio, hijos de la grandí……….?”. Cuando, más tarde, utilizaron la misma excusa para obligarnos a todos a pagar más por nuestros medicamentos con receta para ahorrarse 10.000 millones, pues imaginaos. Pero es que, antes de ayer, cuando anunciaron que iban a “prestar” 10.000 millones a Bankia……………………………………. Mejor me callo.

Hay crisis, es cierto. La economía de este país ha girado en torno al ladrillo y ahora mucha gente está jodida, es cierto. Vamos a tener que pasar un tiempo malo hasta que la economía se reoriente, es cierto… ¡Un momento! ¿Que la economía se reoriente? ¿Alguien ha oído algo de esto? ¿Habéis oído a algún miembro del Gobierno insinuar siquiera que hay que empujar la economía hacia otros sectores para no volver a caer en el mismo error? Por favor, si alguien lo ha escuchado que lo diga. ¿No creéis que habría que ayudar de alguna manera a que otros sectores cobren más importancia en la economía de este país? ¿No creéis que hay que diversificar para que una crisis no acabe con casi toda la economía de un plumazo?

Bueno, a ver, ¿qué podríamos hacer? Se me ocurre impulsar la investigación y el desarrollo, apoyar al sector industrial, dar más publicidad internacional a nuestros productos (aceite, carne, mariscos, vinos, quesos, jamón, sidra, embutidos, fruta, verdura…), que son de lo mejorcito del mundo entero, y casi nadie fuera de España les da importancia… Ah, claro, que para eso hace falta dinero. Y como no tienen dinero, pobrecitos, si lo necesitan, nos tendrán que pedir “un pequeño esfuerzo más” a los ciudadanos de a pie… QUE SE VAYAN A LA MIERDA. Tienen a todos sus amigos, cuñados, primos, hijos y sobrinos colocados en las tropocientas mil empresas y organismos públicos que no sirven absolutamente para nada, pero que todos pagamos con nuestros impuestos. Los organismos que sí sirven están tan mal organizados que cada vez que uno va a hacer el más tonto de los trámites tiene que enchufarse tila en vena para no acabar matando a alguien. La justicia es tan lenta e ineficaz que las empresas y autónomos que tienen miles de euros en facturas sin cobrar prefieren dejarlas en un cajón antes que poner las correspondientes demandas…

¿Y por qué digo todo esto? ¿Porque soy una pesimista? ¿Porque todo está tan mal que no tiene solución? ¡En absoluto! Es porque estoy convencida de que todo esto tiene solución (lejana, pero la tiene), y que pasa porque nos informemos y actuemos, uniéndonos a manifestaciones, divulgando nuestras ideas por las redes sociales pero, sobre todo, con nuestro voto. Desde hace ya bastantes años, está muy de moda decir que uno “de la política, pasa”. Como todos hemos pasado, los que se han metido a políticos son lo peorcito de cada casa… y son los que nos gobiernan: una panda de chupasangres. Aquí os dejo el enlace al mapa de la corrupción en España. Sacad vuestras propias conclusiones.

Y entonces, ¿qué hacemos?

Por suerte, esta democracia nuestra nos permite, además de votar a quien nos dé la gana, crear nuestro propio partido, así que, por favor, queridos lectores, implicaos e informaos. Si no os va el rollo político, no es necesario que creéis ningún partido, ni que os afiliéis a ninguno, sólo os pido que nos impliquemos todos de una forma u otra, que pongáis vuestro granito de arena, para cambiar lo que hace falta cambiar y acabar con esta panda de ineptos, en cuyas manos, desgraciadamente, estamos ahora mismo.

Para mí un ejemplo a seguir, si no queréis meteros directamente en política, es Aleix Saló, un dibujante con más chispa que un mechero, que ha publicado dos libros (Españistán y Simiocracia) en los que habla de la crisis desde la perspectiva más jocosa, pero sin dejar de decir verdades como puños. Su trabajo ha tenido muchísimo éxito y, además de hacer algo que le gusta, está difundiendo hechos y opiniones que todos deberíamos, al menos, tener en cuenta. Seguro que todos podemos encontrar un medio para mostar nuestra indignación y, aunque sólo sirva para deshogarnos (como yo ahora mismo), puede que llegue a gente que, unida e informada, lleguen a conseguir algo importante.

Igual este no es el medio más adecuado para hacer estas reflexiones. Igual no da una imagen muy profesional. Pero es lo que pienso, y es lo que más me preocupa en este momento, más que cómo hacer esto o aquello con tal programa o tal otro, porque, aunque pueda tener clientes de otros países, quiero vivir aquí (maldigo al sol, al que me acostumbré y ahora ya no puedo vivir sin él) y porque creo que estos problemas, aunque muy patentes en España, afectan a todos los países en mayor o menor medida. Y por eso apelo a vosotros, traductores, porque para dedicarse a esto (a la traducción, digo) hay que ser inteligente. Todos vosotros sois inteligentes, y mucho, y las personas inteligentes, mal que nos pese, no podemos mantenernos ajenos a lo que ocurre a nuestro alrededor, sobre todo si nos afecta personalmente. Y, aunque muchos de vosotros estéis fuera, estoy segura de que aún os importa vuestro país, y de que queréis sentiros orgullosos de él.

Y no, no estoy metida en ningún partido (aún), ni pido el voto para nadie, sólo intento que salgamos de esta desidia en la que estamos instalados y, como ciudadanos que somos, ejerzamos nuestro derecho-obligación a luchar por lo que creemos justo. Si habéis llegado hasta aquí, un millón de gracias. Sé que me he puesto un poco pesada, pero espero haber puesto mi gotita de agua para empezar a cambiar algo. Al menos, algo.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: