La traducción o la vida

De prioridades, dilemas, aciertos y equivocaciones

30 años no se cumplen todos los días

Apelotonamientos para salir todos en la foto

Apelotonamientos para salir todos en la foto

Y precisamente por eso me ha parecido más que insuficiente una actualización de estado en Facebook, que es lo que se suele hacer en estos casos (aviso de que leer esta entrada puede causar dolor de culo).

Después de 30 años de vida, tengo tanta gente a la que agradecer tantas cosas que no puedo más que disculparme con todos los que me voy a dejar por el camino, pero voy a tener la osadía de intentar recordar aquí y ahora, de la forma más breve posible, a los que me vienen a la cabeza en este momento:

Con Antonio en la cima de un volcán. Que no digan que no hemos vivido.

Con Antonio en la cima de un volcán. Que no digan que no hemos vivido.

a mi novio, Antonio, mi vida, mi alma cualquier cosa menos gemela, que me acompaña en cada momento, en cada decisión, y al que no podré agradecerle nunca lo suficiente que, hace ya casi 11 años, decidiera que yo (¡yo!) me merecía entrar en su vida; a mis varias familias (la de mi padre (reivindico una quedada de primos con foto de grupo o que nos pasemos de una vez todas las fotos o, mejor, las dos cosas: ¡no tengo ninguna foto de todos los primos juntos!); la de mi madre; las respectivas de mi otra mitad, a las que considero tan familia como a las que me vieron nacer, y a las que, sin ser familia, las considero como tal), por ayudarme a ser la persona que soy hoy;

Mi hermanosa feliz es un primor

Mi hermanosa feliz es un primor

a mi hermana, por no dejar de llamarme nunca, y hacerme recordar que hay personas con las que puedes hablar por teléfono todos los días durante una hora y que aún se te queden cosas por decir; a mis genios (ya veis que aquí sí se puede mencionar a quien uno quiere), por hacer que cada día sea especial y ayudarme a cumplir muchos de mis sueños (aunque con otros se resistan 😉 );

Qué jovenicos estábamos, señor...

Qué jovenicos estábamos, señor…

a los pudris-jamonicos-baldomeros-mahales, que nunca dejan de estar ahí, por lejos que nos encontremos o por mucho que haga que no nos vemos, por arrancarme carcajadas a cada minuto y por ser tan frikis; a mi socia, sin la que no tendría la ilusión que tengo cada día al levantarme (o al acostarme, que a veces se me va el sueño pensando cosas para nuestra criatura);

Menos para trabajar, nos juntamos para cualquier cosa

Menos para trabajar, nos juntamos para cualquier cosa

a mis traductores queridos, por hacerme darme cuenta de que en esta profesión que me vendieron como “terriblemente competitiva” hay un compañerismo que me alucina cada día; a Sole, por hacer que desaparezcan mis problemas matrimoniales; a Amalia y a las chicas de yoga, por hacerme sentir cada día mejor que el anterior; a Max, por ser tan buboso y por acompañarme en mis muchas horas de soledad traductoril casera, y a todos los que no veo tan a menudo, porque están lejos o porque no encontramos el momento, sabed que no me olvido de vosotros y que os cotilleo el perfil en Facebook.

Una pequeña parte de la familia

Una pequeña parte de la familia

Una vez hechos los agradecimientos, querría dar un repasito rápido a mi vida, así en un momento, y a mi último año, que ha sido muy especial.

En general, me siento muy, muy satisfecha con la educación que he recibido y con lo que he podido disfrutar: mis padres eran unos outsiders que se casaron por lo civil allá por principios de los 80, para disgusto de casi todas las personas de sus respectivas familias.

En el marco incomparable de la puerta de los juzgados

En el marco incomparable de la puerta de los juzgados

Ni os cuento el disgusto cuando se separaron al cabo de unos años. Y así he salido yo: siempre me he sentido libre para pensar y, en consecuencia, hacer lo que verdaderamente quiero. Jamás podré agradecerles lo suficiente que me dieran la libertad para elegir siempre (dónde y qué quería estudiar, qué ropa quería llevar, con quién quería ir…). Oye, y tan mal no he salido.

Y aún faltaba una

Y aún faltaba una

Mi grupo de amigos más íntimo se compone de unas 25 personas, y cada vez que nos juntamos a cenar un sábado de trankis parece que celebremos una despedida. Comemos, bebemos y gritamos (unos más que otros) como si no hubiera un mañana y, aunque entre nosotros nos parecemos como un huevo a una castaña, siento la paz absoluta que da saber que vamos a seguir queriéndonos mucho, mucho tiempo.

Mantengo varias amigas desde el colegio, y voy coleccionando amistades allá por donde voy: soy de esas que digo que voy a ir verte a tu pueblo y, antes o después, voy (que se lo digan a mis sorianas, o a Ester Llópez,

Aquí, en Portugal. Around the world with Ester

Aquí, en Portugal. Around the world with Ester

a la que tengo la costumbre de seguir allá a dónde va); de las que da un grito de alegría cuando se encuentra a un amigo que hace tiempo que no ve; de las que habla de sus intimidades al cabo de dos horas de conocerte. Sí, hay gente a la que le da cosica, pero al que le gusta, ¡le encanta!

Seguro que hay gente a la que no le caigo bien, faltaría más, pero, oye, en general no se molestan en hacérmelo saber, cosa que también es muy de agradecer.

Así que, resumiendo, he tenido y tengo una vida de puta madre. Virgencita, virgencita…

No es un montaje. Esa fue la celebración de mis 29. ¡De verdad!

No es un montaje. Esa fue la celebración de mis 29. ¡De verdad!

En cuanto a mi último año, tengo también mucho que agradecer. Así me encontraba yo hace un año, justo el día de mi cumpleaños, sin planificarlo, cumpliendo un sueño que ni siquiera sabía que tenía. Fue un viaje maravilloso, lleno de momentos inolvidables, pero es que desde entonces (y antes también) he hecho muchos viajes a lugares preciosos y con gente insuperable (no os voy a aburrir, mirad mi TripAdvisor, si queréis). Y este es precisamente uno de los puntos que más me gustaría agradecer a todos los que me han acompañado en estos periplos y, especialmente, a Antonio, por trabajar tanto y de tan buen agrado.

Mi compañero de fatigas

Mi compañero de fatigas

Y cuando no estoy de viaje, vivo de alquiler en un piso maravilloso con un compañero de primera y un gato precioso, buboso, pequeño, suave y precioso que me ronronea, me hace camellitos, me llena de pelos y me devuelve la vida cada vez que lo miro. Y mis caseros son un amor. Mis vecinos, no tanto, pero qué se le va a hacer…

Tontunas nunca nos faltan

Tontunas nunca nos faltan

Este último año he decidido también cuidarme, no se me vaya de las manos lo de los 30, y me he apuntado a yoga (se lo recomiendo a todo el mundo) y me he puesto a dieta. He introducido muchos y muy provechosos cambios en mi día a día y, sí, me he vuelto de las que no pueden vivir sin su rutina. Eso no me gusta, ¿ves? Pero es que me va taaaan bien…

La criatura

La criatura

En lo profesional, aunque aún me queda mucho por recorrer, estoy en una etapa tan ilusionante que me da un poco de miedo salir de ella, aunque luego lo pienso y me doy cuenta de que lo que viene detrás será aún mejor. Gracias, Cris, por elegirme para emprender esta aventura.

Las bodas siempre son buenos momentos para hacer fotos

Las bodas siempre son buenos momentos para hacer fotos

En fin, que no quiero daros envidia, pero en estos tiempos de crisis, ébola y desahucios, me apetecía gritar al mundo que todos podemos dejar nuestros problemas de lado y mirar la parte positiva de las cosas, y levantarnos cada día pensando en todo lo bueno que hemos vivido, que vivimos y que nos queda por vivir. Pero especialmente cuando se cumplen 30 añazos, que no, no es todos los días.

Y aún se me quedan muchos por retratar

Y aún se me quedan muchos por retratar

Look at the bright side of life!

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: